Sistemas de extinción de incendios para cocinas profesionales

extinción de incendios para cocinas profesionales

Los incendios, son uno de los mayores riesgos para la industria hostelera, provocando pérdidas anuales de millones de euros. Su causa origen, se encuentra principalmente en la cocina, debido a la acumulación de restos de grasa y a la utilización de aceites en las frituras. Esta clase fuegos, están considerados como fuegos de clase F.

Una medida preventiva, de gran eficacia, es la instalación de un sistema de extinción automático concebido para extinguir, sin la necesidad de la acción humana, posibles incendios en la campana, filtros, conductos de extracción y todos los aparatos de cocción (freidoras, fogones, planchas, parrillas…).

La función de la instalación de un sistema automático de extinción consiste en la extinción del fuego cuando está todavía en estado incipiente. Para la extinción en cocinas, se utiliza un agente extintor con la función específica de extinguir los incendios de las zonas de cocción, es decir, fuegos de clase F.

Este agente químico actúa de tres maneras distintas simultáneamente:

  1. Interrumpiendo la reacción en cadena causada por la combustión, se interrumpe mediante dos mecanismos, la actuación del propio producto y la formación de vapor.
  2. Enfriando el fuego, haciendo bajar la temperatura por debajo del punto de auto inflamación.
  3. Reaccionando con las grasas calientes, se produce la saponificación (transformación de la grasa en jabón), que ayuda a prevenir la salida de vapores inflamables, impidiendo así la re ignición.

Los sistemas de extinción incorporan un sistema de detección para automatizar el disparo. Además del disparador automático, la operación puede activarse manualmente mediante un disparador manual. Como consecuencia del disparo, el extintor libera una cantidad predeterminada de agente simultáneamente en el conducto de extracción, la campana, los filtros y sobre los aparatos de cocción. Principalmente, el motivo por el cual se han de diseñar bien este tipo de sistemas, es la protección de los filtros, ya que en ellos se acumula la grasa que es fácilmente inflamable si se acerca en exceso la llama de cocción. La grasa, al quemarse, genera humo caliente que circula por los conductos que recorren el edificio o local hasta el exterior, por tanto, la propagación del incendio puede ser imparable.

Es necesario cortar la alimentación de combustible y dejar de suministrar calor a todos los equipos situados debajo de la campana cuando se activa el sistema, no realizar este paso podría suponer la reiniciación del incendio. El corte de la alimentación de aire de suministro también es aconsejable. Este corte se puede realizar con este tipo de sistema ya que dispone de un contacto seco donde poder conexionar dichas señales.

Como herramienta de gran utilidad para la instalación, inspección, mantenimiento y supervisión del sistema de extinción de una cocina profesional, el pasado 16 de diciembre de 2011, el Ministerio de Fomento publicó el Documento Básico de Seguridad contra Incendios (DBSI) del CTE en el que se incorporan los comentarios desde la última revisión, y se cita textualmente: “Para la protección de los aparatos de las cocinas con sistemas automáticos de extinción puede ser de ayuda consultar el documento “Recomendaciones mínimas para sistemas de extinción para protección de cocinas” (julio 2011) elaborado y publicado por “TECNIFUEGO-AESPI”.

En este documento técnico y según el “National Fire Protection Association” (NFPA), se encuentran los siguientes aspectos a tener en cuenta para este tipo de sistemas:

1.- El equipo debe ser automático y manual.

2.- Todos las boquillas o difusores del equipo deben proyectar a la vez el agente extintor.

3.- Las tuberías no pueden estar permanentemente presurizadas ya que el agente extintor se degradaría. Se descartan los sistemas en los que el agente extintor está permanentemente estancado en tuberías y difusores.

4.- El contenedor de agente extintor no puede encontrarse en lugar con alta temperatura, ej: integrado en la campana

5.- No se permitirán difusores cerrados con detector, tipo sprinkler, donde solo abre la boquilla afectada.

6.- Certificado CE del conjunto.

7.- Posibilidad de contacto o señal para activación de alarma y corte de llave del gas.

8.- Además de las zonas de cocción, el equipo debe proteger la campana, el plenum (filtros) o los conductos de aspiración.

9.- La activación manual al principio de la línea de activación mecánica, por si existe fallo en línea automática.

10.- Boquillas, línea y accesorios en acero inoxidable.

La instalación de este tipo de sistemas supone numerosas ventajas, tales como:

  • Protege de manera simultánea todos los equipos de su cocina, incluidos campana, tubo de extracción, filtros y aparatos de cocción (freidoras, fogones, planchas, parrillas…)
  • Detección rápida en todos los puntos de la instalación.
  • Fácil instalación y mantenimiento.
  • Larga vida de utilidad.
  • Económicamente rentable: supone menos del 5% del coste de equipamiento de una cocina industrial.

Por lo tanto, estos sistemas de extinción de incendios para cocinas profesionales, diseñados de acuerdo a las más exigentes normas y estándares internacionales de extinción en cocinas, son la mejor elección para garantizar la seguridad y continuidad del negocio hostelero.