Fuegos artificiales: cuando la seguridad y la prevención también forman parte del espectáculo

Fuegos artificiales

Ruido, colores y emoción. Los fuegos artificiales tienen un espacio asegurado en nuestras festividades. Buscamos la excusa perfecta para vibrar con el sonido de las “mascletás”, para emocionarnos con los cientos de colores que tintan el cielo y para que el sonido de los cohetes llegue lo más lejos posible. Pero, ¿qué medidas de seguridad y prevención se deben llevar a cabo para que no se produzcan incendios o incidentes?

En Soler sabemos de la importancia de contar con completos sistemas de protección contra incendios en cualquier circunstancia y hoy, en específico, evaluaremos qué mecanismos se deben tener en cuenta para realizar un correcto trabajo de prevención en espectáculos pirotécnicos.

En primer lugar, según el Real Decreto 563/2010 del 7 de mayo del Reglamento de artículos pirotécnicos y cartuchería, cualquier tipo de espectáculo pirotécnico debe ser realizado por empresas especializadas en el ámbito. El trabajo de montaje, manipulación y disparo de los fuegos artificiales debe ser llevado a cabo por profesionales acreditados con la categoría y función adecuada al trabajo a desempañar.

Además, según el artículo 6.3 de este mismo reglamento, los encargados del espectáculo pirotécnico deben velar por el cumplimiento, vigilancia y control del evento. Esto implica que, de forma obligatoria, deberán contar con un plan de seguridad y de emergencia completo en el que se detalle todo el proceso y todos los pasos a seguir en caso de incendio o de cualquier tipo de incidente.

¿Qué debe incluir el Plan de Seguridad?

El Plan de Seguridad debe determinar las medidas de seguridad a establecer así como todos los posibles accidentes que se puedan derivar de la instalación y montaje de los artificios. En específico, deberá incluir lo siguiente:

  • Protección prevista para la zona de lanzamiento hasta la hora de comienzo del espectáculo.
  • Protección prevista para la zona de seguridad durante el desarrollo del espectáculo.
  • Equipo humano y material necesario y previsto a los efectos de protección y cumplimiento de las medidas de seguridad establecidas.
  • Situación exacta de la zona de lanzamiento y su área circundante en un radio de 500 metros.
  • Delimitación de la zona de seguridad y los espacios donde se prevea la presencia del público, así como representación del radio de seguridad y su medida en metros.

¿Qué debe incluir el Plan de Emergencia?

Por otro lado, el Plan de Emergencia establece todas aquellas medidas de actuación que se deben llevar a cabo para prevenir cualquier riesgo que pueda producirse como consecuencia de los disparos de los fuegos artificiales. En concreto, debe aparecer detallado:

  • Análisis de los posibles casos de emergencia y de todas las medidas de prevención previstas para ello: esto incluye todos los medios humanos y también los materiales necesarios para luchar contra incendios. También es obligatorio que el espectáculo cuente con una ambulancia con equipamiento y personal cualificado y con un servicio contra incendios cuya dotación sea la necesaria para el espectáculo que se llevará a cabo.
  • Directorio de los servicios de emergencia y protección civil que deben ser alertados en caso de urgencia.
  • Recomendaciones para los espectadores así como formas de transmitir cualquier tipo de información o alarma en caso de peligro.
  • Plano descriptivo de los terrenos donde se va a llevar a cabo el espectáculo así como el lugar específico destinado a los espectadores.

Por último, también es muy importante incluir un último apartado denominado “Verificación y recogida de artificios quemados”, en el que la empresa encargada del espectáculo deberá detallar su labor de recogida y de inspección de todos los artificios pirotécnicos así como la eliminación de cualquier material susceptible de arder, deflagrar o detonar.