¿Cómo evitar y actuar ante intoxicaciones y quemaduras de incendios?

quemaduras_e_intoxicaciones

Cuando se declara un incendio, el fuego se propaga rápidamente y lo primordial es salvar tu vida. En estos casos es muy importante que conozcas cuales son las técnicas necesarias para poder actuar correctamente ante casos de quemaduras e intoxicaciones.

La intoxicación por humo es una de las principales causas de mortalidad en los incendios, seguida por las quemaduras y los politraumatismos.

Ante un incendio lo primero que debes hacer es avisar inmediatamente al cuerpo de bomberos. En caso de inhalación de humo, por pequeña que sea, puede resultar muy peligrosa ya que quema e irrita las vías respiratorias y puedes quedarte sin oxígeno.

Para evitar un incendio y que este provoque quemaduras e intoxicaciones en tu cuerpo, debes seguir las siguientes medidas de prevención:
  • Instala detectores de humo en tu casa. El principal objetivo de este sistema de prevención de incendios es alertarte a tiempo, así pues, puedes escapar de sufrir daños.
  • Es importante un buen mantenimiento de los sistemas contra incendios que tengas en casa, para que el día que los necesites funcionen correctamente.
  • Revisa anualmente la instalación eléctrica y de gas.
  • Evita utilizar estufa de gas o calefacción con llamas mientras estas durmiendo.
  • Te aconsejamos que utilices preferiblemente calefacción de radiadores, sin combustión (sin llamas).

Medidas de actuación en caso de posible intoxicación durante un incendio:

  • Desplázate a gatas en busca de la salida, el humo está menos concentrado cerca del suelo.
  • Si es posible cubre tu boca y tu nariz con un paño mojado.
  • Apoya el hombro en la pared para guiarte a la hora de avanzar mientras buscas la salida.
  • Cuando estés a salvo dirígete rápidamente al hospital más cercano o llama a una ambulancia.
  • Si te has intoxicado, aunque sólo mínimamente, debes ser tratado por especialistas médicos y permanecer bajo su cuidado.

Las quemaduras por fuego son unas de las lesiones más dolorosas que puedes sufrir. Existen tres tipos diferentes: de primer, de segundo y de tercer grado. Dependiendo de su grado pueden ser más o menos graves.

  • Quemaduras de primer grado

Son las que no provocan ampollas. Pon agua fría y hielo en la zona afectada.  Para aliviar el dolor puedes tomar algún analgésico pero te recomendamos que vayas al médico y que revise el aspecto de la quemadura. Tendrás que limpiarla y curarla todos los días.

  • Segundo grado

Son las que se forman ampollas. Es importante que no revientes la ampolla, ya que puede infectarse la herida. Si la ampolla se revienta por accidente es necesario que laves la zona con agua limpia y fría y acudas rápidamente al médico. No utilices ningún remedio casero como ungüentos o cremas, estos pueden infectar la herida.

  • Tercer grado

Son mucho más profundas y requieren de atención médica. Con estas quemaduras tu vida puede peligrar. Mientras te diriges hacia el médico te recomendamos que cubras la quemadura con un trapo limpio, empapado con suero y tomes algún tipo de analgésico para paliar el dolor. Estas quemaduras deben estar en constante supervisión médica y ser limpiadas y curadas diariamente.