Mantenimiento de sistemas de extinción automática mediante espuma

Los sistemas de extinción mediante espuma se utilizan para la extinción de incendios en locales donde hay riesgo de derrames de líquidos inflamables, es decir, para la protección en salas y locales donde existe el peligro de derrames de líquidos inflamables, como pueden ser zonas de trasvase de combustible o almacenes de líquidos inflamables (disolventes, pinturas, etc.).

El principio de actuación de un sistema de extinción mediante espuma es el de la sofocación, ya que produce una capa de espuma sobre el líquido derramado, evitando el contacto de éste con el aire.

Los principales componentes de estos Sistemas de Protección Contra Incendios son: una red de tuberías de distribución de la mezcla de agua/espumógeno, boquillas difusoras que generan la espuma (ya sea de baja o alta expansión), un depósito para el almacenamiento de espumógeno, un sistema de mezcla de agua y espuma y un sistema de abastecimiento de agua.